Encuentro.

He guardado tu voz, para cuando no pueda escucharte, y he guardado tu mirada, para cuando no pueda mirarte.

He guardado tu presencia, para cuando no estés cerca; la guardé junto a unas flores, por si algún día en tu jardín te faltan.

He guardado tu risa, por si algún día no recuerdas como ser feliz; y el calor de tus manos, para que en el invierno yo también lo recuerde.

He guardado el amor, por si algún día necesitas que te amen como yo; lo he colgado de las estrellas en el cielo azul, para que siempre te acompañe.

He guardado esos abrazos y los he sembrado junto a semillas de girasoles, para que cada primavera florezcan siguiendo al sol.

Me he guardado el último beso, para que siempre tengamos algo pendiente; para que a nuestro cariño siempre le quede una esperanza.

Te guardo, me guardo, en aquel lugar, en donde solo tú sabrás encontrarme.

Anuncios

Reversible.

Hoy desperté para viajar en el tiempo,
y regresé a esos domingos de sol,
de viento que acaricia,
de árboles que susurran
mientras sientes el amor.

Aquellos banquetes de aromas,
la fiesta de sabores,
la lluvia de sonrisas,
y ellos,
tan frescos,
tan amorosos,
tan vivos,
tan abuelos.

A ellos,
que colorearon mi vida
para que yo la recordara,
exactamente,
como una hermosa
y genuina
obra de arte;
a ellos,
que siguen viviendo
en cada rincón de mi alma,
y a ese lugar de campos
y de lagos
al que siempre quiero quiero volver.

A ellos,
este momento de cerrar los ojos
para volver a verlos,
para dejar escapar
una lagrima de nostalgia
y una lágrima de pura y eterna felicidad.

Quizá el tiempo sí es reversible,
sino
¿Cómo me explico estos recuerdos tan vivos que aún puedo acariciar?

Redención.

Mi lucha contra el mundo
Es mi lucha contra ti
Es mi lucha contra mí
Contra el pasado que se escurre
Contra el presente que nos deja
Contra el futuro que llega
Y ya no estamos.

Esta contienda interminable
En contra de lo inevitable
Es un debate de contradicciones
Que inicia un combate de absurdos
En una pelea sin contrincantes.
Es una batalla sin tregua,
Para mí corazón.

Sigo luchando, cariño
sigo peleando
No con ellos, no contigo
Sin ti, conmigo.
¿Puedes verlo corazón?
Defiendo nuestro amor
De cualquier intromisión.
Que no he querido que se contamine,
Que no le he permitido sentirse en pena;
Que no he dejado que se lo lleve el olvido,
Ni el viento, ni el silencio,
Que no has podido llevártelo ni siquiera tú,
Ni siquiera tú, mi amor.

Sé que me has visto enterrando amores
Sé que me sabes esas cosas,
Como cuando le prendía fuego a los navíos
Y luego inundaba los campamentos
Para infundirles tanto dolor
Que preferían morirse entre pena y hastío.

De aquellos amores,
Hasta las cenizas sople,
Sé que lo sabes
Porque soplabas conmigo.
Y sobre aquellos amores,
Sembré solo uno,
El tuyo y el mío.

He silenciado a las flores para que no le susurren al olvido
Para que no le cuenten que te has ido.
He ocultado lo nuestro, cariño
Y para que que nadie lo toque,
Para que nadie lo ensucie,
Me he tragado todas mis palabras de amor,
El antídoto y veneno que ahora viven en mi interior.
Porque lo he visto antes amor mío,
El daño que hace un amor perdido
Lo mal que se siente olvidar,
Lo mal que sabe intoxicarte de rabia
Para expulsarlo, para soltarlo,
Para después de tanto amar
Destruirlo todo sin mirar atrás.

Pero me he preguntado tantas veces,
¿Cómo podría llevar al precipicio aquello que vivimos?
¿Qué ganaría yo asesinando tu recuerdo?
Entregar nuestro amor al olvido, y soplar
Soplar lo más real que he sentido
La mejor historia de amor que he vivido
Y las noches con los besos,
Y las risas que brillaban como cien soles
¿Cómo podría perdonarme eso?

Y prefiero luchar, cariño
Aún cuando el pensamiento me traicione
Mi corazón recuerda,
que lates
aquí dentro.
Que si he de aniquilar algo,
No será tu historia,
Ni tu mirada,
Ni los besos,
ni los ratos contigo.

Versos sin Besos.

TÚ HAS SIDO MI MEJOR POESÍA,

SIN VERSOS, CON BESOS;

UNA HERMOSA RIMA

EN EL ABSURDO DE NUESTRAS VIDAS. ABSURDO,

COMO PENSARTE TODAVÍA;

COMO DECIR QUE SIEMPRE

TENDRÁS UNA MIRADA PERDIDA,

BUSCÁNDOTE;

UN SUSPIRO QUE VUELA

PARA DESPEINARTE,

UN PENSAMIENTO QUE TE SUSURRA,

UN LATIDO QUE TE ABRAZA,

UN SILENCIO QUE TE ACARICIA,

QUE CIERRA TUS LABIOS,

QUE TE ENMUDECE, QUE TE CALLA,

QUE TE PIERDE LA MIRADA,

QUE TE HACE SUSPIRAR

MIENTRAS CIERRAS LOS OJOS

Y ESCUCHAS TU CORAZÓN LATIR…

ABSURDO,

COMO EVITAR QUE TU PENSAMIENTO

ME SUSURRE.

#DíaMundialDeLaPoesía

Letras sin alas (Como lo que siento).

Si pudiera decirte lo que siento,

no usaría el abecedario.

Si pudiera hacértelo saber,

tendría que mirarte.

Si pudiera decirte algo honesto,

sería que te quiero,

que todavía te quiero.

Y que las palabras que no tengo

es porque no son capaces de ser

solo palabras,

porque a esas

se las lleva el viento

y lo que siento

no lo he podido echar a volar.

Agrio y dulce, y a volar.

Hoy decidí que voy a dejarnos.
Es hora de liberarte de mis ataduras.
Es hora de liberarme de ti, de tu recuerdo, de mis esperanzas.

No puedo decir que te dejo ir,
porque hace tiempo que tú te fuiste.
Más bien, me dejo ir.
Me voy de donde me dejaste,
de donde me quedé, abrazándote.

Hoy dejo a tu fantasma
y a todas las historias que me cuenta
y que no me han dejado volver a soñar.

Hoy me voy,
para poder sentir otra vez el aire en la cara,
sin pensar en tus manos.
Me voy para no verte cada vez que cierro los ojos.
Me voy porque no vaya a ser
que vuelva a susurrar tu nombre,
y tú vuelvas a escucharme,
Y entonces te asomes.

Me voy de ti,
aunque tú me hayas dejado primero.
Me voy de mí sin ti,
para volver a sonreír,
para dejar que otra o qué cualquier cosa,
puedan hacer latir mi corazón
sin esta arritmia que tú marcaste.

Hoy dejo el silencio de este lugar
que un día fue nuestro.
Se quedan nuestras sombras,
y los besos y las canciones.
Se quedan las noches de abril.

Hoy por fin,
yo también me voy,
mi amor,
dejo de ser tu carga,
dejas de ser mi amor, amor.
Y este poema agrio y dulce,
A volar,
que si un día lo encuentras,
déjalo también en aquel lugar,
a un lado de tu olvido.

El último beso.

Algunas cosas han sido tan lindas o tan dolorosas que preferimos guardarlas en un cajón. Algunos días la secuencia de momentos parece que se detienen un instante pausando el viento que se lo lleva todo y te preguntas:

¿Cómo has llegado hasta ahí?

¿Qué te ha transformado?

¿Cómo nació en ti esa fortaleza que aún opera el motor de tu corazón parchado?

Y entonces el viento vuelve a soplar, solamente para abrir aquel cajón y mostrarte lo que, con un poco de tiempo y con un poco de calma, no habrías podido entender ayer; pero hoy, no es ayer.

Ahora lo comprendo, que los recuerdos también están ahí para reafirmarnos en el hoy, y en las desiciones que tomaremos mañana.

Yo ya no entierro mis recuerdos, los dejo estar. Ahora no quiero olvidar, prefiero recordar lo que fue y lo que fui para no olvidar por qué y quién soy hoy.

Vive hoy, y muere en paz cualquier día.

Desde que nacemos tenemos algo bien seguro, vamos a morir. No, el cancer y el sida no son sentencias de muerte, la vida misma lo es. Se nos olvida que somos efímeros, que estamos de paso. No hay contrato, ni garantía de que vamos a llegar a viejos. Unos viven más, otros viven menos. No hay una ley. La vida no es de cantidad, aunque lo intentemos enumerando calendarios y apagando las velas en un pastel cada año, la vida se trata de calidad, al final no importa cuánto vives, sino cómo vives. Y no disfruta más el más sano, tampoco el más positivo, el más joven o el más viejo, porque la vida es una ironía. Yo puedo contraer una enfermedad grave y morir de vieja en 50 años y usted que nunca tuvo fiebre podría tropezar mañana y morir. Diríamos que parece un mal chiste pero solo es la vida realizándose en cada uno. Y no, aquel amigo que se fue no podía evitar morir aquel día aunque fuera tan joven, y la abuela no podía evitar caerse a pesar de su experiencia, y el vecino tampoco podía morir otro día, porque la vida es así, y hemos venido a morir. La muerte es algo natural, así como la vida. Se complementan, son uno mismo. Nuestro principio y nuestro fin. ¿Miedo a morir? ¿A caso también tienes miedo a vivir? Vivan ahora, que ya moriremos cualquier día.

*Vive a consciencia y transformarte

#EstoTambienEsAmor #EncontrandoRazones

#EncontrandoRazones

Son tiempos difíciles, pero sin duda la vida vale la pena por el amor, y el amor es una cosa muy subjetiva, por esta razón de ahora en adelante voy a dedicarme a probarles que el amor existe y no solamente se encuentra en la presentación que la mayoría lo busca. Se preguntan constantemente ¿quién será el amor de mi vida? Y hasta ahora la mejor respuesta que conozco es: ustedes mismos. Lo demás viene en consecuencia. Amen y déjense amar, abracen y déjense abrazar, por la vida, por los momentos, y no solo por las personas. El mundo es precioso si eres capaz de observar. Transfórmate y disfruta. ¿Necesitas una razón? Abre bien los ojos y siente.

#EstoEsAmor #EncontrandoRazones

El último…

No recuerdo la última vez que me besaste. No recuerdo el sabor del último beso. Recuerdo que no pensé que fuese a ser el último. Recuerdo que siempre te besaba como si lo fuera a ser.

Así que espero que en ese último beso fueran todos los “te quiero” que no te dije, todos los “te echo de menos” que siguen en mi garganta y que no dejan de ahogarme.

Pero, sobre todo, espero que en esa ultima caricia a tus labios, fuera el “gracias” más sincero que he dicho en toda mi vida.
Por hacerme creer en el amor, por demostrarme que existía y por hacerme feliz con tan poco.

No recuerdo nuestro último beso.
No lo recuerdo, y menos mal.
Me estaría torturando cada día el pensar por qué no me quedé a vivir ahí un rato más, solo un rato más…

Espero que te besen más, pero no lo harán mejor.
Espero que te quieran mejor, pero no lo harán más.

Soledad Contigo.

#ContraLasCuerdas